¿Cuál es tu pregunta? Mira la de Walt Disney

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Walt Disney ganador

Estoy seguro, que alguna vez, en situaciones similares, has actuado de manera diferente según tu estado de ánimo.

  1. Ejemplo: acabas de conocer a tu pareja ideal, y has pasado una gran noche. Justo en la última copa el camarero ha derramado en tu camisa favorita un poco de vino. Sonríes, y le dices que no ha pasado nada. Es una anécdota. Te ríes de la situación.
  2. Ejemplo: has pasado un duro día de trabajo con muchas exigencias. No te han salido las cosas como quisieras, y los niños no te han dejado dormir, nada, la noche anterior. Te vas a tomar una copa de vino para relajarte cinco minutos, que crees que te mereces, para desconectar de este largo día. El camarero te tira sin querer un poco de vino en tu chaqueta. Te enfadas, le dices de malas maneras que hay que tener más cuidado, porque la chaqueta es cara. Te levantas y te marchas del restaurante frunciendo el ceño.

Anota esto: las preguntas son la respuesta. Lo que te preguntas de manera repetida en tu mente, guía tus enfoques, tus sentimientos, y tus acciones. Te lo repito: lo que te preguntas de manera consistente es la clave en tus resultados a largo plazo.

No es lo mismo preguntarse: ¿Por qué a mí?, que preguntarse: ¿Cómo lo puedo resolver?

Fíjate en la pregunta de Walt Disney:

Walt Disney

“Disney destinaba toda una pared para desplegar un proyecto, y todos los empleados podían escribir en ella, para escribir su opinión, su idea, sobre la misma pregunta:

¿Cómo podemos mejorar esto?

Adivina dónde enfocaba de manera consistente la mente de sus empleados.

Cuidado con las preguntas que te haces, porque son la respuesta. Buenas noches.

¿Quieres estar al día de los nuevos post? ¡Suscríbete!

 

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *