El poder de la repetición

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
motivación

Hay máximas en la venta, en nuestras habilidades, y en el desarrollo de nuestro talento, que son tan simples, como esta: “El poder de la repetición

¿Cuándo nacimos sabíamos andar?

No, pero a base de gatear, de levantarse y caer, de volver a intentarlo… al final lo conseguimos.

¿Cuándo nacimos sabíamos hablar?

No, pero a base de balbuceos, de palabras graciosas que todos pronunciamos a nuestra manera, al final, lo conseguimos.

En la venta, y en tu capacidad de comunicación pasa exactamente lo mismo: “Cuánto más practicamos, más suerte tenemos” parafraseando al golfista Gary Player. La vida comercial también se basa en insistir, es decir: volver a presentar la oferta a ese cliente que nos dijo que no, volver a llamar a ese cliente que nos da largas, volver a sonreír ante una nueva oportunidad…

Cada vez, eso sí, un poco mejor. Cojamos lo que nos da resultados, y probemos cosas nuevas, basadas en personas que sí han conseguido los resultados que tú esperas obtener.

Funciona. Es simple, pero funciona.

¿Y por qué nos cuesta tanto volver a intentarlo?

Porque nadie quiere volver a experimentar cosas que no han sido de su agrado: esa negativa en la  venta, ese miedo e inseguridad hablando en público, esos nervios…

Siempre me gusta poner ejemplos de personas que nos demuestran que es posible. Quédate con esta líder: Alison Fernández.

Esta niña de 9 años, tenía un sueño: pasar las audiciones a ciegas del programa La Voz Kids de Antena 3. Después de muchos castings… por fin logra cantar en el escenario pero… no la cogen… (no vende).

Vuelve al año siguiente… y la vuelven a rechazar… y a la tercera…

Aquí el enlace: https://www.youtube.com/watch?v=ub-oI6mShxk

Fíjate detenidamente en el minuto 1 y 29 segundos del vídeo. Está acabando la canción y parece que va a volver a quedar a las puertas de conseguir su sueño… fíjate como en la última nota, en la última palabra, alarga su oportunidad… y fíjate qué pasa.

Recuérdalo: repite tus acciones, mejorando cada día, con la ilusión hasta el último suspiro, como cuando eras un/a niño/a y algún día, dirás como Alison:

“Mi sueño por fin, se ha hecho realidad, he luchado hasta el fin, hasta poder llegar, estoy más feliz que nunca”

 

¿Quieres estar al día de los nuevos post? ¡Suscríbete!

 

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *