Si haces ésto, tu público siempre te recordará

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

¿Por qué las leyendas urbanas se transmiten de generación en generación? ¿Qué tienen en especial?

Una de sus claves, uno de los puntos por los que también nos recordarán en cada presentación de ventas, en cada charla en público, en cada discurso, en cada conversación, es porque contienen un elemento: la sorpresa, el giro inesperado.

Es la diferencia entre lo que creemos que va a pasar, y lo que ocurre en realidad. Si recordamos la famosa leyenda urbana de la chica de la curva la sorpresa llega aquí: “Ten cuidado, en esa curva me maté yo”

Por eso grandes películas que nos emocionan hacen uso de ello:

En Pretty Woman fuerzan una relación casi imposible en el mundo real, entre un hombre de negocios exitoso y una prostituta, el espectador está inmerso durante todo el filme sin darse cuenta, en una historia inesperada, y cuando “todo vuelve a su cauce”, cuando parece que Vivian (Julia Roberts) y Edward (Richar Gere) van a separar sus destinos, cuando la historia se vuelve terrenal, … booom! El empresario declara su amor a la chica de la calle.

 

En Titanic ocurre lo mismo: cuando nos creemos que al fin Rose (Kate Winslet) y Jack (Leonardo Di Caprio) van a disfrutar de una larga historia de amor… después de muchas trabas, de muchos impedimentos de la clase alta, después de superar muchos obstáculos… justo ahí: Jack… muere. Lo tuvieron que hacer con la trama romántica porque todos sabíamos que el barco se hundía… ahí era imposible la sorpresa, era imposible el giro.

 

 

Y ocurre todos los días, en cada momento: retenemos en nuestra memoria esa remontada imposible de nuestro equipo favorito, celebramos encontrarnos por la calle, de casualidad, con una persona que admiramos que no veíamos desde hace tiempo, nos emocionamos cuando llegamos a casa y tenemos un regalo encima de nuestra cama, te sientes bien cuando tu empresa te sube el sueldo sin avisar, cuando tu hijo te dice te quiero repentinamente…

¿Quieres emocionar con tus presentaciones?

Imparte conferencias, charlas y evita que sean lineales, evita que el espectador ya conozca lo que va a ocurrir. Haz que tu cliente se sorprenda con el beneficio que ofrece tu producto o servicio.

Y sobre todo, nunca te olvides de ésto, es esencial, permanece muy atento y recuerda siempre mis siguientes letras: Esperad un momento, estoy conduciendo y hay una chica haciendo autostop, voy a parar, que hoy hace mucho frío…

¿Quieres estar al día de los nuevos post? ¡Suscríbete!

 

Loading

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *