La pulgada que lo cambia todo

La pulgada de los mejores

Vamos a ver si consigo explicarme, porque últimamente confluyen en mí episodios propios y externos que me hacer ver cuál es la pulgada que tienen los ganadores.

¿Quieres conocerla?

Vamos allá.

Imagina que te dan una oportunidad en algo, o que te aparece, y es tú momento. Por fin.

Seguramente en ese instante pasan por tu cabeza ciertas acciones que harían que aprovechases esa oportunidad al máximo, independientemente del resultado final.

Imagina que te dan la oportunidad de cantar en un casting: ¿Cantarías cómo lo harían muchos candidatos?. Sin exagerar, acobardado, estándar… o, ¿sacarías toda tu esencia?

Aquí un ejemplo de mostrar la esencia, de Aidan Martin, impresionante: https://www.youtube.com/watch?v=WLZFtwzujsY&t=4s

En este mundial de fútbol que estamos viviendo, el partido de España vs Rusia es un ejemplo. Como español, eres favorito, sabes que tu rival está encerrado atrás, eres mejor, tienes toda una segunda parte para hacer algo… y no arriesgas, lo haces de manera estándar… resultado final: eliminado a los penalties.

Partido España vs Rusia

Imagen de Telecinco.

En mi caso, tenía un sueño en el año 2017: Ir a una final del show: Speaker Talent 2017 para elegir al mejor comunicador de España. Dependíamos de ser los más votados en nuestros vídeos de Youtube. Cuando quedaba un día ,estaba clasificado, pero habían otros candidatos apretando… cuando quedaban unas dos horas… mi intuición me decía que si no conseguía más votos quedaría eliminado.

¿Qué hice? Me fui a Santiago, mi ciudad, con mi madre y mi pareja a pedir votos a los jóvenes… suena ridículo, lo sé, pero los jóvenes, ¡Me dieron 200 me gusta en 2 horas!. Pasé a la final por un margen apretadísimo. Es decir, sin esa pulgada estaba fuera de un sueño personal.

Speaker Talent

Foto de Speaker Talent.

Esta misma semana, en mi cargo de responsable comercial en la empresa tecnológica Inprosec, lo volví a ver, a sentir, pero con diferente resultado: Nos presentamos a un pliego o concurso público. En ese momento, como empresa, decides qué oferta hacer, qué propuesta… había un detalle que nos tenía en ascuas. Una revisión a los 2 años del trabajo, voluntaria para la empresa ofertadora. Si la proponías ganabas 10 puntos más pero influía en los costes y márgenes de beneficio.

Al final decidimos no aportar esa revisión. Mi cabeza me decía que debía hacer algo, que ese detalle marcaría la diferencia… pero lo dejé pasar.

¿Resultado final? Las otras dos empresas que se presentaron añadieron la revisión, ganaron 10 puntos más cada una… y nos ganaron por solamente 6 de diferencia. Es decir, si hubiésemos hecho esa aportación… ganaríamos.

¿Me estoy explicando?

Cada día en nuestras vidas nos surgen esas oportunidades: que si hablar con una chica o un chico en una cafetería, que si llamar a un cliente porque estás cerca de su sede, enviar un mensaje a esa persona, decir esa frase al reclutador de Recursos Humanos, abrazar a ese familiar…

¿Y qué solemos hacer?

Los ganadores lo tienen claro. Como dicen por ahí: Si haces cosas, pasan cosas. Atrévete a seguir tu instinto. No dejes que quede solamente en tu cabeza. Si lo haces en cada detalle diario, cuando te llegue una gran oportunidad, estarás preparado.

Como decía Al Pacino en la película Un Domingo cualquiera: Pulgada a pulgada: https://www.youtube.com/watch?v=X9ct3duufA4

 

julio 5, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *